Piden ejidatarios de Tetela del Monte ayuda a la federación ante invasión de bosque

 

 

Ejidatarios del poblado de Telela del Monte, en el municipio de Cuernavaca, se dijeron en el desamparo de la autoridad ambiental  y lanzaron un S.O.S  al gobierno federal, por   la afectación que se registra en el monte, provocada por las invasiones y construcciones dentro del área natural protegida, sin que nadie pueda frenar las pérdidas masivas de hectáreas.

 

En un recorrido por la zona, conocida como a “Tranca”, en Lomas Tzonpantle, tres de los 68 ejidatarios de los que comprenden el padrón,  pidieron el anonimato público y  lamentaron la impunidad con la que se invade, construye y destruye el monte por seudo líderes ejidales, que se aprovechan de que están divididos en grupos para vender la tierra y el patrimonio de ejidatarios al mejor postor.

 

En la visita, se constató que en muchos de los dominios se ha cercado y colocado letreros de venta, en otros más adentro del bosque se ve cómo se construye, “nosotros ya no podemos hacer mucho, no sabes con quién te metes ni que intensiones tienen, nosotros somos de aquí, y ellos hacen algo y se van”, dijo uno de los ejidatarios, que se acompañó de un bastón para poder subir al recorrido, tras su dificultad para caminar por su avanzada edad.

 

“Cada que subimos al monte, o encontramos una cerca nueva, o que ya limpiaron un terreno con barda, la parcela escolar, por ejemplo era de todos los ejidatarios, y poco a poco fueron apareciendo construcciones y se vendieron las casas, las autoridades no nos hacen caso”, la verdad, dijo Raúl, quien se da sus vueltas a caballo, “estamos desesperados, porque no vemos que el gobierno se mueva para investigar quién está invadiendo el bosque y dejando crecer la marcha urbana y la contaminación, lejos de ello, hasta servicios les dieron, ahora, mejor tienen luz, agua, y pavimentación”.

 

Los dueños de la tierra, señalan que por años han defendido las 211 hectáreas, e incluso a cuatro de ellos, se les denunció con el argumento de que querían vender el bosque,  “nosotros colocamos hasta un campamento en su momento, para evitar perder más bosque, día a noche nos turnábamos para poder proteger lo que nos queda de bosque, lamentablemente fuimos denunciados injustamente”.

 

De igual manera, lamentaron que la tibieza de las autoridades y la tardanza en los juzgados, hace que las invasiones queden en la plena impunidad, “se están acabando el bosque, porque al cercar el monte, es para construir y vender, destruyendo y contaminando el bosque y contaminando los mantos freáticos”.

 

En la entrevista, dijeron desconocer qué porcentaje de bosque se ha perdido por esta causa y aclararon que en su momento por las invasiones se han interpuesto sendas denuncias ante la Procuraduría Agraria (PA) en el Tribunal Unitario Agrario (TUA), Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), “pero solo nos dan largas y nunca se arregla nada, (…) desde que iniciamos los juicios, llevamos casi 20 años pagando licenciados y todo, y parece que nos vamos a morir sin ver la justicia agraria”.

 

 

Por último, lamentaron que la actual secretaria de Turismo del Gobierno del Estado Margarita González Saravia, que es avecindada del poblado, “no le interese la invasión, sabe de la problemática, pero no vemos que haga nada para cuidar el bosque, y como ella nadie se acomide a ayudarnos, ya no encontramos qué hacer, pero estamos desesperados”.

Escribir comentario

Comentarios: 0