BROTA NEGLIGENCIA EN LA DISPOSICIÓN FINAL DE RPBI

Por: Alejandro Cárdenas

 

• Toneladas de desechos Biológico Infecciosos aparecen en diversos estados

• Ocultos en bodegas, en patios al aire libre, en zonas boscosas, en parajes

• Multiplica la propagación de Covid-19, impacta ecología y medio ambiente

 

Encuentran por centenares de toneladas, Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos RPBI ocultos en una bodega construida en medio de campos de cultivo, por igual, decenas de bolsas arrojadas en un patio al aire libre derramando líquidos hemáticos y corporales cerca de zona urbana, otros más incinerados en terreno baldío y, también, localizan abandonados en zona boscosa, los hechos fueron en el Estado de México, Puebla y Chihuahua.

Empresas presuntamente autorizadas por Semarnat para recolectar y dar disposición final a los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos que desechan los hospitales en estos tiempos de pandemia, se están deshaciendo de los RPBI sin respetar ningún tipo de Norma Oficial Mexicana y se puede asegurar, porque son las únicas que, por ley, pueden retirar estos desechos de los nosocomios.

Han sido centenares de toneladas ocultas en una bodega de 745.84 m2, -en medio de cultivos- propiedad de la empresa Exitium Tratamientos Ecológicos, localizada en Parcela Número 147 Z-3 P1/1, Carretera Guadalupe Victoria Valsequillo, Km 15, localidad de San Baltasar Torija, municipio de Cuautinchán, Puebla.

A una decena de metros más adelante y en la misma periferia, -cerca de casas habitadas- se encontraron a cielo abierto decenas de bolsas rojas con el símbolo universal de RPBI, sobre suelo natural y con presencia de derrames de líquido hemático (sangre) y otros líquidos corporales.

Otro evento fue en el Estado de México, donde se hallaron otras tres y media toneladas de RPBI abandonados y con signos de incineración en los parajes de Las Cebadillas y El Cabro del municipio de Nicolás Romero.

También en un lote baldío del municipio de Chihuahua, en aquel estado de la República, fueron localizados decenas de envases de plástico rojo y bolsas del mismo color con el símbolo de RPBI.

En estos sucesos, correspondió a Profepa y Semarnat tomar cartas en el asunto y levantar las denuncias correspondientes.

Sólo en el caso de la empresa Exitium Tratamientos Ecológicos ha sido posible ubicar a los responsables de estos actos ilegales y negligentes y clausurar el lugar, además de obligarlos a remediar los daños que ponen en riesgo extremo la salud humana, la ecología y el medio ambiente, por ser un severo foco de propagación del virus SARS CoV-2, luego de que los RPBI, fueron recientemente extraídos de hospitales que atienden a pacientes de Covid-19.

En los demás hechos, las autoridades no han localizado aún a las empresas responsables que han violado lo estipulado en las NOM 089 y 098.

Los RPBI descubiertos en Puebla y Estado de México fueron el mismo día 18 de mayo y los de Chihuahua, ocurrieron el 30 de enero.

El gran temor es que estos actos de negligencia por parte de las empresas presuntamente autorizadas, sigan poniendo en peligro la salud humana y lo estén haciendo -como se acredita-, durante esta severa crisis sanitaria sin que la ciudadanía denuncie y las autoridades lo detecten.

Escribir comentario

Comentarios: 0