No soy mensajero de nadie, menos de la delincuencia: Villalobos

Tras detallar sobre la reunión con el obispo de Cuernavaca, el alcalde Francisco Antonio Villalobos Adán, negó que vaya a dejar de trabajar por las amenazas y por no tener seguridad, simplemente, lo haré desde la oficina, “no soy mensajero de nadie, menos de la delincuencia”.

 

En entrevista a su llegada al municipio, tras reunirse con el obispo de la Diócesis de Cuernavaca, en donde se abordó el tema de la necesidad de recuperar la convivencia y la cohesión social, y conseguir la seguridad que merece la ciudad, para lograr el retorno progresivo de la inversión privad.

 

Villalobos Adán, manifestó que pidió el consejo, sugerencia y visión ante las políticas que se buscan implementar en el municipio, coincidiendo en el tema de recuperar la convivencia y la cohesión social.

 

Del mismo modo se le insistió en la entrevista en su oficina, sobre su ausencia que anunció el pasado viernes por el tema de la seguridad personal y las amenazas en su contra, y recalcó que no porque no vaya a actos públicos, vaya a dejar de trabajar.

 

“El alejarme de la vida pública, no quiere decir que no vaya a trabajar, lo hago encerrado en una oficina, para no ser mensajero de nadie, menos de la delincuencia, ni poner en riesgo a la comunidad, por los grupos delincienciales, decidí alejarme mientras no tenga el blindaje de la seguridad en la investidura del presidente”.

 

De ahí que dijo que se reserva el hecho de acercarse a alguna comunidad, para evitar incidentes en contra del alcalde y en perjuicio de alguien más, “mientras las cosas sigan así, no saldremos a ningún lugar”.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0