Se dice amenazado Villalobos y se resguardará

El Presidente municipal de Cuernavaca, Francisco Antonio Villalobos Adán aseguró que estará resguardado temporalmente por amenazas.

 

Luego de que acudió a la Barranca "El Pilancón", a firmar el convenio de colaboración con ambientalistas del Alto Apatlaco, para la preservación y el rescate de la barranca, ahí se le entrevistó sobre la seguridad y aclaró que no esta “acuerdo en el tema de seguridad, por las decisiones que estamos tomando, hubo fugas, amenazas, malos manejos de la información”.

 

El edil dejó en claro que mientras no cuente con seguridad, “estaré resguardado un poco, sin que este a la luz pública, trabajando echándole para adelante”.

 

 Villalobos Adán, detalló que la decisión se dio, porque hubo fugas de información sobre sus reuniones de trabajo privadas que tenía, “empezó a darse vulnerabilidad con la información que se manejaba, y se decidió retirar a los elementos, en ese momento se determina un cambio en el esquema de seguridad”.

Por otro lado, sobre su inasistencia a la reunión con diputados de Morena y del Humanista este viernes en el Congreso, dijo que no era prudente estar presente, “estoy en la ciudad, atendiendo asuntos”.

 

Es de mencionarse que la firma de convenio, se contempla el rescate de la barranca "El Pilancón", ubicada sobre la avenida Vicente Guerrero, uno de los reductos naturales de Cuernavaca que aún se conservan entre la urbe, donde también participó Javier Orihuela García, representante de la Asociación de Usuarios del Alto Apatlaco y Angelina Suárez Tenorio, por parte de los colonos del lugar.

Es de mencionarse, a mediados del siglo pasado la barranca del Pilancón y el manantial aún era un sitio de paseo, aventuras infantiles y “lavadero natural” de las mujeres del barrio de Gualupita y Lomas de Cortés… casi un santuario natural. Lomas y llanos que rodeaban la cañada eran ocupados por parcelas de cultivo, corrales y parajes donde pastaba el abundante ganado bovino y caprino.

 

Al paso de los años, El Pilancón se convirtió en una barranca de basura y agua contaminada; viven ahí indigentes en tiendas de tela y cartones, donde se registran uno o dos incendios anuales.  Existe en la parte alta y al sur viviendas de madera, cartones y lámina, por lo que es urgente rescatar uno de los últimos vestigios naturales de Cuernavaca.

 

En su intervención, Villalobos Adán, señaló que la prioridad es proteger a la naturaleza y al ser humano, por lo que las obras de limpieza a realizar pretenden devolver el valor natural de El Pilancón y evitar daños futuros a uno de los últimos manantiales de Cuernavaca, en cuya protección deben comprometerse autoridades, colonos y asociaciones de protección del ambiente.

Escribir comentario

Comentarios: 0