Hospital Ernesto Meana sin capacidad para atender especialidades y sin insumos suficientes

Por: Claudia Marino

 

Jojutla, Mor., a 07 de noviembre de 2019.-  El caso de Petra Hernández Cruz y su esposo Jacinto Salinas Tinoco es una de las historias que se suman a las miles  de denuncias que hay de los diferentes hospitales públicos del país y del estado, donde no hay la capacidad para atender enfermedades de especialidad y donde además, prevalece la falta de apoyo a quienes trabajan en clínicas y hospitales al no contar con los insumos, los aparatos y las suficientes camas para dar atención  de calidad.

 

El secretario de Salud del gobierno del Estado, Marco Antonio Cantú Cuevas, aseguró hace algunos meses que el gobierno de Morelos estaría dotando paulatinamente de lo necesario a los hospitales, negando incluso que haya falta de medicamentos y que los usuarios tengan que ser los que compren lo que no hay.

 

Sin embargo, Salinas Tinoco manifestó que a la fecha ha gastado 15 mil pesos en todo lo que le han pedido los doctores para poder realizar la diálisis a su esposa Petra que tiene Diabetes II y por ende insuficiencia renal.

 

Hoy la señora requiere de emodiálisis y el hospital Regional Meana  San Román no tiene la capacidad para  atenderla, pero tampoco de vincular a la paciente con el hospital José G. Parres, por lo que sugirió al esposo ir directamente a buscar una cita  a Cuernavaca –la cual le dijeron que no hay por el momento- o que de plano se vaya a un particular.

 

Adicional a ello, Petra Hernández tiene una infección derivada de que el catéter que le pusieron en el Meana no fue compatible para ella y no le pudieron poner en su momento algún antibiótico para mejorar su infección,  lo hicieron hasta este jueves que vieron que ya era necesario, sin embargo,  dejaron en la indefensión a la familia Salinas Hernández quienes acudieron al Parres y no hay citas para que puedan llevar  a Petra en estos días.

 

 

Jacinto se dedica al campo y a ser chofer de ruta.  Es  vecino de Amacuzac junto con su esposa y su ingreso no le alcanza para que la atiendan en un lugar privado, sin embargo, ante la falta de capacidad del hospital y del personal,  para poder enviar directamente a Petra al G.  Parres, o de darle la emodiálisis en este nosocomio, Jacinto tuvo que ver la manera de ingresarla aunque sea por unos días a un hospital particular, lo cual afectará su economía, pero no “tenemos de otra” manifestó desconcertado por saber que hoy le tocó a él y a su familia, pero que así hay muchas personas que día a día padecen las carencias del sector salud, esperando que a los que vengan no les toque su misma suerte. 

Escribir comentario

Comentarios: 0