Por La Libre

      Por Ignacio Cortés Morales

 

 1.- Duarte descobija al régimen peñista         2.- El golpe     3.- Tania va     4.- Schiaffino

1.- Javier Duarte descobija el sistema en la era peñanietista, en donde se negociaron las cuestiones de presuntas corruptelas, empezando por el engaño, porque asegura que él se entregó, no fue sorprendido, y que tuvo términos, como que su familia no sería tocada, lo que fue cierto, porque la esposa se dirigió directo a Inglaterra y él volaba al penal y, al final, la historia dejó una sanción light, con lo que pronto estará en la calle, pudiendo disfrutar tranquilamente de lo que se dice que se llevó, por lo que estos años en la sombra, los toma como un trabajo bien pagado, y sólo debe esperar que pase el tiempo desde la seguridad de su celda, que no deja de ser prisión, para ser libre, porque eso de apelar a la conciencia para que se arrepienta y devuelva lo que no es suyo, jamás.

El ex gobernador de Veracruz hizo sudar frío a los hombres del sistema, sobre todo al ex secretario de gobernación, Osorio Chong, que nunca se hubiera esperado que un caso así no se ventilara como ahora, y menos que le fuera a tocar a él y al ex presidente, el que es acusado por todos, por lo que ya decidió radicar en España, lo que le dará algún respiro y tiempo para eludir posible llamado que pudiera hacérsele desde los juzgados, para que haga ciertas precisiones sobre lo que sucedió durante su mandato en los tantos casos de corrupción en los que se le cita, pero, al final, no sucederá nada, recuérdese que el poder judicial está en otra galaxia y no va a lanzarse contra el ex esposo de la Gaviota

Ése es el PRI, así se negoció la entrega de Duarte y luego se disfrazó de detención, en los días en los que urgía que se generara el ambiente de que se estaba en franca lucha contra la corrupción. Hablaban mal del muerto y se abrazaban a él importantes miembros del régimen del neoliberalismo, y ni siquiera tomaron precauciones para no ser vistos; era tanta la seguridad de que se estaba a salvo, que sólo faltaba que publicaran lo que se llevaron, cuándo y para dónde, sabedores que no pasaría nada jamás

Chong era un manojo de nervios; sabe que está implicado en varias cosas, y seguro que ni él ni nadie del equipo tricolor pensaron que Duarte tenía evidencias de que se trató de una entrega y no de una captura, por eso se le veía sonriente, por eso se dejó partir a la señora a Inglaterra y, me atrevo a decir, que bien pudieron cobrarle sobrepeso, pues no faltan los que especulen que llevaba las maletas cargadas de plata, parte de la que van a disfrutar, señor y señora Duarte, apenas Javier salga de la cárcel, y a pitorrearse de los mexicanos y sus leyes, las cuales vuelven a indicar que se aplicarán con rigor para los que estén alejados de la mano de Dios, porque para otros, todo será miel sobre hojuelas.

Duarte, un personaje del viejo régimen, un tanto caído en desgracia, habla ahora, quizá con la intención de que no se les olvide con los que tuvo el acuerdo, que había compromisos, lo que quizá esté eludiendo alguien y por ello salta Javier y se los hace ver, no vaya a ser que a alguien se le ocurra suicidarlo o que vaya a ser atacado en el penal, “tomando en cuenta los tantos enemigos que generó”, pero ante lo que ahora dijo, nadie se atreverá a atacar, puesto que las sospechas irían directo a quienes él señala.

Tiene ahora el seguro de su vida en su cartera. A estos se les puede acusar de corruptos, pero no de tontos. Llegaron hasta donde están por las alianzas que tejieron y por saber jugar el juego en complicidad con la ley, la cual es de chicle y puede usarse igual para acusar que para absolver, y nadie se lanzaría contra el que tiene pruebas, y Duarte lo sabe, y lo van a tener que aguantar en el equipo del sistema. Que nadie lo vaya a tocar.

2.- Dicen que cada vez son más los que atacan a AMLO; mentira, son los mismos, pero cada vez más beligerantes, más agresivos, más fanáticos, más mercenarios que siempre.

3.- Tania aparece todos los días; hoy para acusar a la Mazari sobre cuentas de alcaldes

4.- Jorge Schiaffino sigue tejiendo alianzas con priístas de la vieja guardia y con las bases de un partido diluido, por lo que, Alejandro Moreno en el país y él en Morelos, tendrán mucho trabajo que realizar. Los encuentros ahora con sindicalizados de la Fstse.

Escribir comentario

Comentarios: 0