Cuauhtemoc no Muestra Compromiso con la Ciudad, en su Primera Obligación  


POR ANDRÉS LAGUNAS

 

Es inevitable la comparación, aún cuando son figuras distintas, de origen muy distinto, pero cuando se habla en Nuevo León de los pasos que va dando Jaime Rodríguez, El Bronco, me viene a la mente la forzosa pregunta de qué hará en Cuernavaca Cuauhtemoc Blanco. Necia y absurda comparación, quizás, pero necesaria, para tener referentes.

Cuauhtemoc Blanco no acudió a recibir su constancia de mayoría como ganador del proceso electoral, en su lugar acudieron Bordonave y otros integrantes de la planilla. Es un mal inicio, porque no muestra un compromiso fuerte con su nueva responsabilidad. ¿Delegará así las responsabilidades de gobierno?

Lo primero que debería saber el presidente electo, impugnado, pero consolidado, es que no será un príncipe en Cuernavaca, será todo lo contrario, dicen los que saben honrar el quehacer político, “en realidad será el jefe de mantenimiento de la ciudad”. Es decir, dará órdenes, pero portando su overol, porque hacer lo contrario, instalarse en la comodidad del lujo y el oropel, aderezado por los excesos del espectáculo, sería cloroformo puro para su naciente carrera política.

Decía, para no irnos por otro lado, que El Bronco será un referente para el propio Cuauhtemoc Blanco.

El gobernador independiente de Nuevo León ya pasó su primer examen ante la opinión pública. Integró un equipo para la entrega-recepción del gobierno, conformado por profesionales de cada rubro de la administración pública. Despartidizó y envió un mensaje de aliento a los ciudadanos que dijeron no más partidos políticos.

¿Qué pasará en Cuernavaca?

Escribir comentario

Comentarios: 0